Make your own free website on Tripod.com

Necromantia

Historia de Necromantia

Necrobios
Quinto mensaje
Lilith
Incubos / sucubos
Duendes / Elfos
Poltergeist
sexto sentido
Psicofauna
Cuerpo Astral
nuestros sueños
submarino U-65
descargas
contacto
Poesías
Libro de Upíros

desde sus inicios... en sus mentes...

...

el Gore nos ilumina...

 

 

 En un lugar sin cuerpo físico, en tu cerebro nace Necromantia I, un 18 de Septiembre del año 2003/XXI, 85 días exactamente del origen de mi gran Amorío era un enigma que cada día iba creciendo, con poesía negra, cuentos, fotografías y almas torcidas , gracias a la inspiración otorgada por Natalia, mi actual eterno y último Amor, pero a causa de un investigado problema emocional "x" nace la Segunda Era de Necromantia que se fundamentalizaba en una nueva forma de pensar más cruda y catatónica que la anterior Necromantia, menos Gore pero más profunda, bueno aquellos dos proyectos expiraron el 18 de Septiembre del año 2004/XXI, duró un año pero aquél vestigio late fuertemente en el corazón de muchas personas que profundizaron emociones y sentimentalizaron muchos contenidos de ambos sitios con aquel componente esencial, un Amor venusto y pálido, como una débil mañana de primavera que aun se aferra al crudo invierno.

 

 Ahora nace aquél lugar ficticio dentro de sus cabezas y se dirige al eterno mundo de los sueños, movilizándose por el torrente espiritual respirando su alma, hasta llegar a sus visiones de mundo y mirarlas con contenido, no como el fundamento de esta vida tan vacía. Necromantia II  nace de una manifestación sublime de nuestro interior en donde expresamos y compartimos nuestros gustos e inquietudes, lo paranormal, la poesía negra junto a su crepuscular literatura, mentes torcidas y muchos contenidos que nos apasionan como el mirar la vida por la tapa de a bajo, para razonar de una manera madura y responsable, este vestigio mudo quedará plasmado en un lugar que anhelan, sean siempre bienvenidos y que la oscuridad, esté  con ustedes…

 

un momento en el tiempo...

...somos tan solo un momento en el tiempo...